Diversión en tercera dimensión

¿Tres son mejor que cuatro o que dos? Se llama Slingshot y es un vehículo deportivo para la pista con tres llantas.
Tech   |  2015-12-08  Héctor Mañón



Polaris
es una compañía norteamericana que ha dado mucho de qué hablar en los últimos años. No sólo aumentó su negocio de vehículos de aventura en cuatro ruedas, jetskis, snowmobiles y generadores eléctricos, sino que además lanzó dos marcas de motocicletas: Indian y Victory, ampliando todavía más su modelo de negocio.

Una gran sorpresa fue la presentación de un vehículo deportivo para la pista, bautizado como Slingshot, el cual es una fusión entre una motocicleta y un auto; al menos, eso aparenta por el número de ruedas: tres.

Éste dista mucho del concepto que emplea el BRP Can-Am Spyder, pues el Slingshot sí cuenta con dos asientos de cubo colocados lado a lado, mientras que el otro simplemente es una motocicleta con dos ruedas adelante.

Peculiaridades de una innovación



No existe ningún techo y todo el interior está elaborado a prueba de agua. Como protección contra el viento únicamente tienes un pequeño parabrisas, detalle interesante para que el conductor y el pasajero experimenten sensación mucho más parecida a la de una motocicleta deportiva –y evitando también que los insectos se estrellen en tu rostro–.
Debajo de los páneles de polímero encontramos un chasís tubular de acero. Atrás, un brazo oscilante controlado por un gigantesco amortiguador y adelante una suspensión de doble horquilla. El tamaño de este pequeño deportivo es más corto que un Mazda MX-5, pero es ligeramente más ancho que un Lamborghini Huracán, dando como resultado proporciones muy raras, aunque contenidas en un diseño definitivamente atractivo a todo lo que habíamos visto.



Para cumplir con los propósitos deportivos, el Slingshot utiliza técnicas de marcas de vehículos deportivos de tradición, montando la batería en la parte más baja del vehículo y el motor de cuatro cilindros de origen General Motors, de 2.4 litros turbo Ecotec, montado longitudinalmente y por detrás del eje delantero, con lo que se convierte en un auto de motor delantero-central y cumpliendo así con la distribución de pesos entre ambos ejes, la cual resulta necesaria para un manejo más controlado en el límite.



El cuatro cilindros entrega una potencia de 170 caballos y 155 lb-pie de torque que son enviados a la rueda trasera mediante un cardán fabricado en fibra de carbón que se conecta a una banda dentada que va directo a la rueda y una transmisión manual de cinco relaciones. Los sistemas como el ABS, de control de estabilidad y de tracción son estándar en el Slingshot, así que cualquier abuso puede ser resuelto por el software.

Traslados con distinción

Desde nuestro punto de vista, el Slingshot está orientado a los días de pista o track days, pues aunque es legal conducirlo en la calle en la mayoría de los países donde se comercializa, la falta de toldo y cajuela lo convierten en un auto especial.



El interior tiene dos asientos de cubo en medio y controles sencillos de usar, como el freno de mano, la palanca y los instrumentos de velocímetro y tacómetro. Eso sí, encontramos ingeniosos compartimentos para guardar cosas detrás de los asientos y una guantera del lado del copiloto. Para hacer más fáciles las maniobras hacia atrás, el modelo más equipado cuenta con una cámara de reversa que muestra su imagen en una pantalla al centro del tablero en la que se controla el sistema de audio y la computadora de viaje.



El segmento de los autos para este tipo de situaciones es cada vez más grande, encontramos contrincantes como el BAC Mono, el KTM X-Bow, los productos de Caterham, el Ariel Atom e inclusive el auto mexicano deportivo que ya ha ilustrado estas páginas, el VUHL 05. Pero el más parecido, sin lugar a dudas, es con el Morgan Threewheeler, sólo que éste utiliza un motor más pequeño de dos cilindros en V colocado al frente y tiene un aspecto más retro, mientras que el Slingshot bien podría ser protagonista de una película de Batman con todas sus superficies angulosas y elementos mecánicos expuestos. Ya te imagino la siguiente vez que llegues a una fiesta en este vehículo; claro, no tomes en cuenta la capa y mejor viste algo de acuerdo a la ocasión. 


Tags: Slingshot , Polaris , moto
Foto: Cortesía de la marca