Guía máxima de trajes a la medida

Gay Talese habla de trajes perfectos:
Estilo   |  2015-11-10  Redacción MAXIM EU



“La sastrería a la medida habla mucho sobre lo que está en tu mente, cómo te sientes sobre ti y lo consciente que eres sobre los que te rodean. Un traje excelentemente bien hecho es una forma de decir que eres independiente de la moda, o te separas de la muchedumbre, o tienes tu propia definición del gusto y la distinción. Con un buen traje afirmas tu afinidad con otros grandes hombres a quienes les importa mucho cómo se ven. En definitiva, atraes la atención cuando entras a un cuarto. Con un gran traje, estás en escena. Eres el Fred Astaire, quien realmente bailaba esos trajes. Eres el Marcello Mastroianni en La Dolce Vita. Eres el Duque de Windsor".

Tom Ford, el noticiero de la tarde, el presentador de los premios Oscar. Un atuendo hecho especialmente es único. Ningún otro hombre se parecerá a ti.

“El costo no es relevante. El tema aquí es el arte. Un gran corte —como la joyería, una pintura o el diseño de un automóvil o un mueble— está en la categoría de logro artístico. No le pones un precio a eso. Si vas a comprar algo, no compres barato, porque en realidad te estás vendiendo a un precio barato. Compra algo digno de ti, de tu mayor expectativa. Tu estándar más elevado. No te valores de forma barata —si tienes orgullo. Y yo lo tengo—. Tengo 83 años y crecí siendo hijo de un sastre.

Debes tener una sensación de cómo te ves. El otro día fui a la Universidad de Yale para hablar en un pánel con Tina Sinatra, una de las hijas del fallecido Frank Sinatra, porque se acerca su cumpleaños 100. ¿Entonces qué me pondré? Bueno, ya sea que vaya al estadio de los Yankees, a Yale o a una reunión privada con un agente de Hollywood, me pondré lo que creo que es lo más apropiado para la ocasión. Por ejemplo, no quieres utilizar un traje cruzado cuando estás sentado en un pánel. Las telas se abultan. Quieres utilizar un traje de tres piezas, recto, que fue lo que usé. Y, por supuesto, el saco estaba abierto.

Los artistas son una especie en peligro de extinción. Y así me siento cuando gasto dinero en estos trajes, contribuyo al fomento y sobrevivencia económica de estos sastres. Me importan más ellos que los tigres de bengala o ciertos antílopes en los Andes —Ay, Dios, son una especie en peligro de extinción, sigamos haciendo más mariposas y más pájaros y más tigres de bengala—. Bueno, a mí me importan los sastres”.

Entrevistado por Jason Feifer. Gay Talese es autor best seller de once libros, el más reciente, A Writer’s Life. Tiene aproximadamente 100 trajes.



Traje moderno engalanado

Los sastres están redefiniendo el look clásico para nuevas necesidades. Te decimos cómo lo hacen:

1. Protección a radiación
Para los nerviosos sobre la radiación de celulares tan cerca de sus pechos, Patrick Johnson de P. Johnson Tailors crea un bolsillo interno forrado con una malla de argón. “Detiene la radiación”, dice. 

2. Hoyo de auricular
A Michael Andrews de Michael Andrews Bespoke con frecuencia le piden hacer un hoyo en la solapa para que los clientes puedan sacar un cable de audífonos por el traje, pero advierte: “No puedo imaginar que esto sea bueno para el saco”.

3. Resistencia al agua
Claro, ve y celebra esa oferta pública de venta o el corte de listón —pero el baño de champaña resultante puede hacerte ver regordete—. Por eso Garrison Bespoke de Toronto ofrece trajes resistentes al agua para la ocasión especial.

4. Forro personalizable
¿Tienes una tela especial? Reutilízala. Cuando Drake llegó como embajador de los Raptor de Toronto, Garrison Bespoke le consiguió un jersey vintage Vince Carter y lo cortó para forrar su saco. Eso es un pelotero.


Lujo italiano, tu estilo

Las marcas italianas de primera cada vez ofrecen más opciones personales. En Estados Unidos ya es común este servicio y comienza a expandirse. Aquí algunos ejemplos.

Hugo Boss
Su servicio made-to-measure ofrecido a una “base muy exclusiva” en su boutique principal de Manhattan estará en todo Estados Unidos para 2016. El servicio incluye trajes, camisas y corbatas personalizables en docenas de telas.

Dolce & Gabbana
Su “Sartoria Experience” está disponible en Milán, Londres y Nueva York (y a partir de ahora en Sao Paulo). Ofrece un amplio guardarropas made-to-measure: desde pijamas de seda hasta trajes, esmóquines, camisas, abrigos y accesorios.

Salvatore Ferragamo
Este verano, la marca de zapatos de lujo lanzó un programa made-to-order para sus zapatos Driver. Los materiales incluyen cocodrilo, avestruz, cóndor y piel de visón, en colores distintivos de la marca, como ultramarino, montura antigua y rojo flamante.

Giorgio Armani
Lo sastres están disponibles en las tiendas Armani de todo Estados Unidos. En junio, la aclamada marca lanzó una nueva campaña para enfatizar su servicio custom-made-suite, presentando al actor Matt Bomer de Magic Mike XXL, junto con los actores Dan Stevens y Chen Kun.

Prada
En 50 tiendas en Estados Unidos, Prada ofrece un cuarto VIP en donde comienza la sastrería personalizada. Los trajes están disponibles en 300 telas y abrigos en 30, incluida cachemira de lujo; camisas en 230 opciones, incluidos los estampados históricos de Prada.

Brioni
El servicio distintivo de la venerable marca de moda —se llama “Su Misura”, un término italiano para “sastrería a la medida”— se ha ofrecido durante siete décadas. Cada temporada, más de 300 telas están disponibles para trajes, sacos y camisas.


Sastrería a larga distancia

¿Puedes recibir una camisa hecha a la medida sin ver al sastre? Eso es lo que prometen las empresas incipientes. El editor adjunto de Maxim Estados Unidos, Jason Feifer, probó dos.

Cómo funciona

Hacen trajes a la medida entre 349 y 849 dólares, y camisas entre 79 y 169 dólares. La compañía te envía una cinta de medir, luego una serie de videos en su sitio web que te guían para tomar 14 medidas. Si el resultado no queda, lo rehacen, te reembolsarán o te dan 75 dólares para arreglos.

La compañía te mide por completo a través de su app. El proceso: pon el teléfono en el piso, recargado de forma vertical contra una pared. Da un paso atrás mientras estás al centro de la pantalla de tu teléfono, extiende los brazos en una forma particular y da una vuelta. Tres semanas después, llega tu camisa.

La experiencia

Las instrucciones en video son útiles, pero no confío del todo en mis habilidades de medición. Mi esposa ayuda a sacarlas y sólo nos tomó 20 minutos. Dos días después, una empleada de Indochino me envía un correo porque sospecha que me equivoqué en la medida de la cintura ¡Y tiene razón!, me equivoqué por 11 pulgadas. Bien cachado.
La app me dice que me desnude y deje los calzones. Cumplo —MTailor me promete que el video no se guarda en ningún lugar— y me paro en mi recámara mientras la app filma y me va platicando durante el proceso. Entre personalizar mi camisa y ser medido, tardé como cinco minutos.

Sobre la camisa, “Tiene un cuello muy grande”, dijo el director de moda de Maxim EU, Wayne Gross, cuando la modelé. Había seleccionado “cuello con botones”, y son como rebanadas de pizzas. El cuello no le gustó (demasiado suelto) y tampoco el cuerpo (drapea). Sin duda, la culpa es mía —yo me medí—, pero es un fracaso de la moda.

“Este escenario es mucho mejor”, dice Gross. El cuello se ve bien. Se acomoda tranquilamente alrededor; la camisa está ajustada. A Gross incluso le gustan más los botones y la tela de MTailor, casa de moda que también te reembolsa o te vuelve a hacer la camisa, pero ésta irá directo a mi clóset. Es lo más fácil que he hecho.


La gran revelación

¿Cómo está tu ojal?

Observa de cerca. Si las puntadas son perfectamente uniformes es que están hechas con máquina. Pero si tiene más carácter y puntadas desiguales, sobre todo al interior del puño, fue hecha a mano —un proceso que puede tomar hasta 30 minutos—. Los dos están bien, pero aquí está la clave: si un sastre invirtió tiempo en ese ojal, es mucho más probable que también hizo a mano el pecho, cuello y hombro, que es crucial para que una prenda se acomode perfecto y dure mucho.



Preguntas frecuentes de la camisa a la medida

Tres preguntas que debes hacer mientras construyes una camisa personalizada.

¿Qué combina con mi cara?

Hay muchos cuellos de camisas —clásico, italiano, ópera y así— y no todos se te verán bien. El de puntas medianas es el que se acerca más al uso general, pero aun así, dice el sastre Duncan Quinn, “La mejor recomendación es encontrar a alguien en quien confíes como tu consejero” y dejar que te guíe.

¿Qué tipo de tela escojo?

Los sastres coinciden: mantenlo sencillo, sobre todo con tu primera camisa. “Todos los hombres deben tener una camisa blanca”, dice Patrick Johnson. “Estás en busca de una sarga hermosa. Se mantiene blanca más tiempo, no se arruga mucho y funciona en invierno y verano”.

¿Debe tener un bolsillo?

Es cuestión de gusto, pero la mayoría de los sastres dirán que no. De todos modos, no pongas nada ahí, no sea que arruine la línea de tu camisa. “Considero que entre más limpio, mejor”, dice David Tran de Garrison Bespoke, quien recomienda mejor utilizar los bolsillos de tu saco. Para eso están.


¡Haz todo a la medida!

Cómo hacer elementos clave originales.

Loción



Por un poco más que el doble del precio de una colonia de primera, un experto en Scenterprises de la ciudad de Nueva York combinará los ingredientes de una gran variedad de familias olfativas —florales, boscosas, frescas— para crear un aroma original.

Guantes
En Hestra en Estocolmo, la tela se corta según las proporciones exactas de tu mano y están disponibles en todo: desde piel de ante hasta gamuza de reno. Prevé un periodo para moldearlos. Al principio son muy apretados y hay que estirarlos para que queden como un… bueno, ya sabes.

Tenis



Entre el 2008 y el 2013, Nike hizo un tenis a la medida llamados Air Force 1 Bespoke. El servicio regresó en junio, aunque Nike dirá que sólo está disponible para “ciertos individuos”, no dice nada sobre cuándo o si estará disponible para los mortales.

Pulseras



Están entre las formas más accesibles para personalizar tu estilo —empiezan por menos de 100 dólares en Miansai online. Mezcla y combina herraje con piel o soga con más de 50 colores para una joya que sólo será tuya.

Sombreros



Una tapa hecha a la medida requiere un poco más de trabajo y, por lo tanto, cuesta un poco más. En Worth & Worth en NYC puedes hacer, dicen, un sombrero de fieltro verde cazador de piel de conejo con un ala de tres pulgadas.

Batas



En la London Robe Company de Dubái hacen ropa informal incluso mejor que la de Hef en su mejor época. El acomodo toca el segundo violín a la tela, con opciones abundantes como satín, terciopelo y seda hilada a mano.

Jeans



El acomodo perfecto te costará entre 750 y 950 dólares en la única tienda Levi’s que hace jeans a la medida —en el Meatpacking District de Manhattan—, en donde la mezclilla cruda es el look preferido. 

Tags: trajes , sastre
Foto: Ike Edeani y Shutterstock