Mr. Innovation

Ferdinand Porsche fue de los ingenieros más brillantes del siglo XX y se mantiene presente por ser parte en la iconicidad del mundo motor en Porsche.
Icon   |  2016-03-10  Héctor Mañón

Nació el 3 de septiembre de 1875 en Maffersdorf, Austria. Hoy su apellido adorna una de las marcas de autos más famosas y reconocidas del mundo que, si bien no es de las más longevas como Mercedes-Benz, Peugeot, FIAT y Buick, ha dejado una huella perdurable en los autos. Muchos creen que su legado se resume a haber creado el famosísimo 911, pero la realidad es que éste fue desarrollado por su nieto “Ferry” Porsche. No obstante, en su haber existen grandes innovaciones tecnológicas que han vuelto a utilizarse en los autos más modernos.

Desde niño, Ferdinand Porsche demostró un gran interés por la electricidad e ingeniería, llevándolo inclusive a hacer una instalación eléctrica en su casa cuando tenía 18 años —en 1893, la casa de la familia Porsche fue la primera del pueblo en contar con esta tecnología—. Ese mismo año y a pesar de no contar con un título educativo pues únicamente había asistido como oyente a clases de la Escuela Técnica Imperial, se mudó a Viena para empezar a trabajar como aprendiz en la compañía Béla Egger & Co., misma que a la postre sería llamada Vereinigte Elektrizitäts-AG.

 Talento reconocido

Su capacidad intelectual le dio un gran impulso dentro de la empresa, ascendiendo rápidamente en puestos y responsabilidades hasta quedar a cargo del departamento de pruebas, donde conocería a Ludwig Lohner, dueño de la empresa K.K. Hofwagenfabrik Jacob Lohner & Comp., un fabricante de carrozas que tenía una visión muy clara sobre el futuro del transporte personal.

Lohner vio en el joven promesa lo que necesitaba para su compañía, así que desarrollaron en conjunto el proyecto llamado Egger-Lohner C.2 electric vehicle, el cual sufrió muchos cambios hasta que el 26 de junio de 1898 finalmente rodó por las calles de Viena. Con gran astucia, Ferdinand Porsche decidió grabar el código P1 en todos los componentes clave del mismo, lo que le daría su nombre no oficial de Porsche no. 1 (P1).

Esta especie de carroza sin caballos tenía muchos avances tecnológicos para su época, pues el motor eléctrico estaba suspendido por amortiguadores, entregaba tres caballos de fuerza a 350 rpm, alcanzaba una velocidad máxima de 35 km/h y tenía una autonomía de hasta 6 horas de uso continuo o hasta 80 kilómetros —esta cifra es igual al alcance de la última generación del Chevrolet Volt en modo 100% eléctrico—.

El siguiente paso de Porsche fue utilizar los conocimientos aprendidos con el P1 y desarrollar algo todavía más innovador: el primer auto de pasajeros con tracción en las cuatro ruedas, el “Lohner-Porsche”, que fue presentado en la Exposición Universal de París en 1900 con un motor eléctrico para cada rueda. El ingeniero no se quedó con esta idea, así que en ese mismo año hizo adecuaciones a su diseño original para instalar motor a gasolina, creando el primer auto híbrido de la historia y adelantándose por lo menos 90 años al futuro.

Legado con renombre

Antes de fundar su propia compañía en 1931, Ferdinand Porsche trabajó desarrollando autos de carreras para Austro-Daimler y luego recibió el crédito de doctor honorario por la Universidad de Tecnología de Viena en 1916. Más adelante, se convirtió en profesor honorario por la Universidad Técnica de Stuttgart debido a su labor en Daimler Motoren al trabajar con motores súper cargados de los Mercedes-Benz SSK. También estuvo involucrado en el proyecto llamado “El auto del pueblo” por Adolf Hitler, el cual derivaría en el famosísimo Volkswagen Sedán, o “Vocho”, como se le conoce en nuestro país.

Su primer auto deportivo fue el Porsche 356, con motor trasero enfriado por aire de cuatro cilindros (similitudes con el VW Sedán) que desarrolló en conjunto con su hijo “Ferry” Porsche y que se produjo entre 1948 y 1965.

Aunque Ferdinand Porsche murió el 30 de enero de 1951 a la edad de 75 años como consecuencia de una embolia, dejó a cargo de su legado motor a su hijo Ferdinand Anton Ernst “Ferry” Porsche, a su hija Louise Piëch y a sus nietos Ferdinand Alexander “Butzi” Porsche, Ferdinand Piëch y Wolfgang Porsche.