VUHL 05: realización de un sueño

Este súper auto hecho en casa comenzó vendiéndose en México y será el primero de muchos en todo el globo.
Autos   |  2015-09-07  Héctor Mañón





A menos que hayas estado viviendo en un búnker durante los últimos dos años, algo habrás escuchado de la marca de autos mexicana VUHL Automotive, que nada tiene que ver con la hasta ahora suspendida Mastretta. Se trata de la realización de un sueño de dos hermanos mexicanos: Iker y Guillermo Echeverría, quienes crecieron junto a un padre inmerso completamente en el mundo de los autos y las carreras, quien además corrió en la categoría Can Am de los años 70 a bordo de vehículos como el McLaren M8F, Lotus Europa y hasta el mítico Porsche 917; en definitiva, por las venas de esta familia corre gasolina.

Todo empezó con un boceto de donde se desprendieron muchas ideas de cómo podrían diseñar un auto rápido, deportivo y completamente orientado a las pistas que posteriormente podrían llevar a producción. Obviamente, la tarea no fue fácil, sobre todo con todas las limitantes que tiene el hacerlo en México, pues aunque nuestro país ya es uno de los principales productores de autos en el mundo, no existía una industria propia de manufactura que pudiera dar la atención necesaria para un proyecto así.

Varios años más tarde, con la ayuda de inversionistas y del Gobierno Mexicano, salió a la luz el VUHL 05 en 2013, un auto aspiracional, deportivo y que estaría orientado a mercados donde los llamados Track Days son algo más común. Se presentó oficialmente en el Royal Automobile Club de Londres, Inglaterra, al lado de figuras tan emblemáticas del automovilismo como Sir Stirling Moss y luego se mostró en acción en el Goodwood Festival of Speed, donde los pilotos Esteban Gutiérrez y Duncan Tappy fueron los encargados de llevar el VUHL 05 a la cima de la colina en el que es el evento automovilístico más importante del planeta.

Con sólo estos hechos pudimos ver que éste era un proyecto en serio y no uno que quedaría rápidamente en el olvido.

Ahora, hablemos un poco de este auto mexicano. Es un biplaza (sólo para dos personas) de techo abierto con líneas muy aerodinámicas y cuya forma sigue completamente a la función, nada está ahí sólo porque sí. Lo podemos catalogar como un auto de motor trasero central, ya que el propulsor se encuentra justo a las espaldas de los ocupantes para tener una distribución de peso perfecta entre las ruedas de adelante y las de atrás. Claramente, la tracción se manda al eje posterior, como en buen auto deportivo. 

La construcción está conformada por una “tina” o monocasco que se fabrica con una aleación de aluminio con silicio, hierro, cobre, manganeso, magnesio, cromo, zinc y titanio. Esto es tecnología utilizada en la industria aeronáutica para soportar la torsión y tener una buena durabilidad. La carrocería, cuyo diseño fue perfeccionado en Italia, está elaborada con una resina y plásticos reforzados bajo una técnica llamada RTM (Resin Transfer Molding). Todo esto para mantener el peso lo más bajo posible, el cual queda en sólo 695 kg que son impulsados por un motor y transmisión de seis velocidades de origen Ford de cuatro cilindros 2.0 L turbo que entrega una potencia de 285 hp y 310 lb-pie de torque.

Con esto, el VUHL 05 logra una aceleración de 0 a 100 km/h en 3.7 segundos y una velocidad máxima de 245 km/h. No es un auto para romper records de velocidad, sino mejores marcas de tiempo en pista.

El interior es completamente espartano, pues una vez más la reducción de peso fue la prioridad; sin embargo, encontramos amenidades como la llave de presencia para encender el auto y el sistema de conexión de cámaras y telemetría con la que el cliente puede grabar videos en pista junto con los datos de aceleración, frenado y fuerzas G para analizarlo posteriormente en la computadora y así ver cómo puede ser más rápido la próxima vez que esté en la pista.


De México para México y el mundo

La marca recientemente empezó producción en su planta de Querétaro — localizada entre empresas aeronáuticas—, y de hecho ya entregó el primer vehículo de producción final a un mexicano. Se trata de este ejemplar en color negro con algunos cambios respecto al modelo de preproducción como las fascias, el sistema de apertura del “cofre” delantero y el hecho de que toda la carrocería fue fabricada en fibra de carbón para así reducir unos 30 kg extras y mejorar también las prestaciones.

Para la marca fue muy importante que siendo una empresa mexicana, lograran concretar la primera venta de sus vehículos en suelo nacional. Y es que actualmente ya cuentan con un distribuidor en Medio Oriente que ya ha colocado también ejemplares del VUHL 05 en Kuwait, Emiratos Árabes Unidos, Arabia Saudita, Bahréin, Omán y Qatar; próximamente también estarán abriendo un distribuidor en Reino Unido que empezará ventas antes de que finalice 2015 que atenderá a gran parte de Europa, un mercado donde es muy fuerte el tema de los Track Days, justo el segmento al que está dirigido el VUHL 05.

Iker Echeverría, Director Técnico de V?HL, comentó: “Por supuesto que estamos extremadamente felices de haber iniciado la producción en serie de nuestro modelo 05 y experimentado nuestra primera entrega a cliente. 2014 fue un año de consolidación para nosotros durante el cual nos concentramos en conseguir distribuidores, homologar nuestro producto en varios países y a tomar órdenes alrededor del mundo. Estamos listos para vender el auto de forma seria”.


FICHA TÉCNICA

Nombre: VUHL 05
Lugar de fabricación: Querétaro, México
Motor: 4 cilindros 2.0 L turbo EcoBoost con 285 hp y 310 lb-pie de torque
Transmisión: origen Ford, manual de 6 velocidades
Tracción: trasera
Desempeño: 0 a 100 km/h en 3.7 seg., velocidad máxima de 245 km/h

Tags: VUHL , súperauto , México , automóvil
Foto: Cortesía de la marca